La UE quiere baterías reemplazables en todos los smartphones

Las autoridades europeas apoyan diversos programas destinados a garantizar la libertad de elección de los consumidores. La UE está realizando importantes esfuerzos para proteger la privacidad online de sus ciudadanos, pero también para facilitar la reparación de los teléfonos móviles. La implantación de un cargador único en todos los Estados miembros es una de las medidas más debatidas.

La UE aplica una política estricta en materia de medio ambiente y reducción de las emisiones nocivas a la atmósfera. Las autoridades ejecutivas también dan importancia a la minimización de los residuos industriales. Nuestra atención se centra ahora en otro empeño, que afecta a la industria europea de los teléfonos inteligentes.

Las autoridades europeas apoyan diversos programas destinados a garantizar la libertad de elección de los consumidores. La UE está realizando importantes esfuerzos para proteger la privacidad online de sus ciudadanos, pero también para facilitar la reparación de los teléfonos móviles. La implantación de un cargador único en todos los Estados miembros es una de las medidas más debatidas. La UE aplica una política estricta en materia de medio ambiente y reducción de las emisiones nocivas a la atmósfera. Las autoridades ejecutivas también dan importancia a la minimización de los residuos industriales. Nuestra atención se centra ahora en otro empeño, que afecta a la industria europea de los teléfonos inteligentes. La política de la UE para prolongar la vida útil de los dispositivos electrónicos comercializados en el continente incluye el desarrollo de baterías más sostenibles. Los representantes del Parlamento Europeo han votado a favor de una normativa que obligaría a los fabricantes de smartphones a utilizar sólo baterías reemplazables. Las baterías de iones de litio se emplean ampliamente en diversas aplicaciones, desde teléfonos inteligentes hasta coches eléctricos y sistemas inteligentes de almacenamiento de energía. El objetivo de la UE es que sean fácilmente extraíbles y reemplazables en caso de mal funcionamiento. Esta medida no sólo prolongará la vida de los aparatos, sino que también ayudará a los Estados miembros a reducir los residuos tecnológicos. Los eurodiputados debaten actualmente en el pleno un informe sobre la legislación relativa a las baterías, elaborado en respuesta a una propuesta de la Comisión Europea para 2020. La nueva legislación abordará diversas características de las baterías de iones de litio, como su ciclo de vida, la huella de carbono de su fabricación y el uso de componentes reciclados. Además, RightToRepair añade que está previsto implantar un etiquetado diferente para alertar a los consumidores sobre la opción de sustituir las baterías en los artículos electrónicos. Además, las leyes previstas en el informe de la CE exigen que las baterías de los aparatos electrónicos de consumo estén disponibles como piezas de recambio durante un mínimo de diez años después de la venta del último modelo. Si se cumplen las cláusulas del informe, los fabricantes no podrán comercializar en la UE aparatos eléctricos con baterías que no puedan removerse ni reemplazarse. El estudio es de momento consultivo, y los debates entre el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo, que reúne a los jefes de Estado y de Gobierno de los 27 Estados miembros de la UE, están en curso. Si las negociaciones llegan a buen puerto, podría firmarse un acuerdo definitivo a finales de 2022. Las nuevas medidas podrían entrar en vigor el 1 de enero de 2024. Los fabricantes de equipos tendrán entre 12 y 24 meses para adaptarse a los nuevos criterios.

La política de la UE para prolongar la vida útil de los dispositivos electrónicos comercializados en el continente incluye el desarrollo de baterías más sostenibles. Los representantes del Parlamento Europeo han votado a favor de una normativa que obligaría a los fabricantes de smartphones a utilizar sólo baterías reemplazables.

Las baterías de iones de litio se emplean ampliamente en diversas aplicaciones, desde teléfonos inteligentes hasta coches eléctricos y sistemas inteligentes de almacenamiento de energía. El objetivo de la UE es que sean fácilmente extraíbles y reemplazables en caso de mal funcionamiento. Esta medida no sólo prolongará la vida de los aparatos, sino que también ayudará a los Estados miembros a reducir los residuos tecnológicos.

Los eurodiputados debaten actualmente en el pleno un informe sobre la legislación relativa a las baterías, elaborado en respuesta a una propuesta de la Comisión Europea para 2020. La nueva legislación abordará diversas características de las baterías de iones de litio, como su ciclo de vida, la huella de carbono de su fabricación y el uso de componentes reciclados.

Además, RightToRepair añade que está previsto implantar un etiquetado diferente para alertar a los consumidores sobre la opción de sustituir las baterías en los artículos electrónicos.

Además, las leyes previstas en el informe de la CE exigen que las baterías de los aparatos electrónicos de consumo estén disponibles como piezas de recambio durante un mínimo de diez años después de la venta del último modelo. Si se cumplen las cláusulas del informe, los fabricantes no podrán comercializar en la UE aparatos eléctricos con baterías que no puedan removerse ni reemplazarse.

El estudio es de momento consultivo, y los debates entre el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo, que reúne a los jefes de Estado y de Gobierno de los 27 Estados miembros de la UE, están en curso.

Si las negociaciones llegan a buen puerto, podría firmarse un acuerdo definitivo a finales de 2022. Las nuevas medidas podrían entrar en vigor el 1 de enero de 2024. Los fabricantes de equipos tendrán entre 12 y 24 meses para adaptarse a los nuevos criterios.

Te podría interesar:

Subir